martes 14 de septiembre 2021

El impactante registro de una orca que se golpea contra el cristal de su estanque al perder a sus crías

Activistas anticautiverio denunciaron la falta de libertad y el aislamiento social que viven los animales en un parque acuático de Canadá.

Varios activistas anticautiverio han alzado la voz después de registrar un impactante video en el que una orca se da violentos cabezazos contra el cristal de su estanque, en un parque acuático de Canadá, en el que permanece privada de libertad después de haber perdido a sus cinco crías.

De acuerdo a The Sun, el registro fue captado por Phil Demers, extrabajador del parque situado en MarineLand, Niagara Falls, en la provincia de Ontario. El video corresponde a la orca llamada Kiska y apodada como «la ballena más solitaria del mundo» por la asociación Whale Sanctuary Project.

«Este video fue tomado el 4 de septiembre de 2021. Los activistas contra el cautiverio ingresaron a MarineLand y observaron a Kiska, su última orca sobreviviente, golpeando su cabeza contra la pared. Por favor, mire y comparta. Esta crueldad debe acabar», escribió el denunciante en su cuenta de Twitter acompañando al cruel video de medio minuto de duración.

«Este es un comportamiento peligroso y autodestructivo. Kiska está angustiada», aseguró Demers. «Durante más de 40 años, ha sufrido la pérdida de su libertad, de sus bebés y todos sus compañeros de tanque. Durante los últimos 10 años, ha estado en completo aislamiento social de otros de su clase. Esto es lo que le ha hecho su soledad y su cautiverio», añadieron desde la Orca Rescues Foundation.

Kiska, originaria de las costas de Islandia, permanece en cautiverio desde 1979 y se ha pasado sola los diez últimos años tras ser la única superviviente del tanque en el que habita, llegando a sufrir incluso la pérdida de sus crías.

«Es el resultado directo relacionado con el estrés de la orca islandesa capturada en la naturaleza, Kiska, criada en un ambiente artificial y concreto durante las últimas cuatro décadas», denunció también Rob Lott, activista del fin del cautiverio en Whale and Dolphin Conservation. «Lamentablemente, este comportamiento repetitivo y autoinfligido mostrado por Kiska se ha visto en otras orcas cautivas donde años de aburrimiento en tanques estériles y sin rasgos distintivos con poca o ninguna estimulación», añadió.

Foto: Captura de video.

Cerrar